*

Curiosidades

Portada  |  13 enero 2021

La mujer que se puso 100 días el mismo vestido para ayudar al planeta: juró que no se comprará más ropa

Robbins-Cole, de 52 años, es líder de la iglesia de la universidad y se animó a abrirse un Instagram en el que compartir su experiencia durante estos más de tres meses que iría vestida siempre casi igual.

Sarah Robbins-Cole hizo el reto de 100 días usando la misma prenda. Esta mujer de Boston (Estados Unidos) se propuso realizar este desafío sostenible y no solo ha sacado partido a su vestido negro, sino que se ha sentido bien consigo misma y se ha propuesto ir más allá este 2021.

Robbins-Cole, de 52 años, es líder de la iglesia de la universidad y se animó a abrirse un Instagram en el que compartir su experiencia durante estos más de tres meses que iría vestida siempre casi igual.

Comenzó el 16 de septiembre con su primer día llevando su vestido de manga larga con corte hasta las rodillas. La prenda es de origen sostenible, hecha con lana de oveja merina por Wool&, marca que lanzó este reto al que se apuntó ella y otras más de 200 mujeres.

Pero el motivo de su reto también es la sostenibilidad, pues la intención de la religiosa era vivir ajena a las modas rápidas y al consumismo de ropa, y así ayudar al planeta. Y lo consiguió, pues hasta finales de 2020 llevó este vestido para trabajar, para ir a andar, para sentarse en el sofá e incluso para la cena de Navidad. Aunque, eso sí, añadió diferentes prendas que iba variando por higiene como ropa interior, pantalones para excursiones o abrigos para el frío.

"Para mi sorpresa, llevar la misma ropa durante 100 días seguidos no me quitó nada de mi vida", aseguró a los medios. "Al contrario, me ha inspirado para ir un paso más allá y no comprar ropa ni complementos desde el 1 de enero de 2021 hasta el 1 de enero de 2022".

De este modo, ahora Sarah Robbins-Cole se ha propuesto no adquirir nada nuevo para su armario y usar únicamente todo lo que ya tiene. "Me he dado cuenta de que, a mi edad, tengo ropa para cada ocasión. ¡Y si necesito un vestido de gala, le quito el polvo a uno que haya estado en mi armario desde 1992!".

Comentarios