*

Informes Especiales

Portada  |  17 julio 2021

Cuidado, el ladrón está cerca: como actúan los inhibidores y como cuidarse de este tipo de robo

Gracias a estos aparatos, los delincuentes están al acecho, actúan a plena luz del día y a la vista de todos, pero pasan desapercibidos.

Un supermercado, una estación de servicio o la puerta de las escuelas son los lugares preferidos por este tipo de delincuentes para atacar. Están al acecho, actúan a plena luz del día y a la vista de todos, pero pasan desapercibidos. 

Los inhibidores son aparatos que interfieren una señal, por ejemplo de un control remoto y de esta manera la bloquean. Cuanto más compleja es la señal, más sofisticado el inhibidor. Para el delito, el uso más común de estos dispositivos es para el robo de las pertenencias que las víctimas guardan en sus autos. Para ello, manipulan elementos de intercomunicación para captar la frecuencia e interferirla. El radio de alcance de un inhibidor pequeño es de 100 metros y los delincuentes pueden estar escondidos dentro de un auto.  

Al utilizar este tipo de dispositivos, lo que los delincuentes hacen es bloquear el control remoto que ordena el cierre centralizado del auto. De forma que la víctima cree haber cerrado las puertas y activado la alarma, pero en realidad el coche sigue abierto.

Una vez bloqueada la señal y con la víctima lejos del vehículo, el ladrón solo tiene que abrir la puerta, sin necesidad de forzarla, y sacar de allí los objetos de valor que se encuentren en el habitáculo. Los robos los realizan en lugares de mucho movimiento.

Al no forzar la puerta ni romper los cristales, y estando la alarma desactivada, pueden actuar a la vista de todos y pasar desapercibidos.  

TESTIMONIO

El jueves por la tarde, Claudia una mamá del colegio Modelo de Lomas, estaciono su auto unos segundos para retirar a su hijo de la escuela. Alertada por este tipo de robos, tomó una medida de seguridad: pulsar dos veces el cierre centralizado. Sin embargo, esto no impidió que un delincuente desde el interior de un vehículo estacionado a metros de donde estaba ella interfiriera la señal y le impidiera cerrar el coche.

En el tiempo que tardó en ir hasta la puerta del colegio y volver con su hijo, este delincuente abrió la puerta del auto y se llevó una cartera que Claudia había dejado en el interior del vehículo. A plena luz del día, en una zona muy transitada y a metros de un patrullero, nadie se dio cuenta de lo que sucedía.

La tecnología utilizada para el delito les permitió a ladrones que anteriormente utilizaban ganzúas o rompían cristales poder delinquir a la vista de todo el mundo sin llamar la atención y si los atrapan, la pena es mucho menor. Es que este tipo de delito está catalogado como hurto y como el uso de inhibidores no está contemplado en la ley, si los atrapan no es un agravante como si el uso de una ganzúa.

CONSEJOS PARA EVITAR SER VÍCTIMA DE ESTE TIPO DE ROBOS


Al bajar del auto y activar el cierre centralizado debemos prestar atención a las señales que el auto emite para confirmar que fue exitosamente cerrado:


- Observar las señales lumínicas que el auto realiza según el modelo
- Escuchar el sonido del bloqueo de las puertas 

- Intentar abrir alguna de las puertas y comprobar que esté efectivamente cerrada.

Si algo de todo esto no sucede, probablemente allá un delincuente con un inhibidor en la zona y es conveniente alertar sobre esta situación a las autoridades.

Comentarios