*

Informes Especiales

Portada  |  01 enero 2021

Marcas: con la fuerza de un toro

En terapia intensiva las enfermeras y médicos llamaban a Miguel “El toro” por la fuerza que empleaba para quitarse las vías.

Sergio Sanz es pediatra desde hace más de 33 años, estudió en la Universidad de Buenos Aires, Facultad de Medicina.

El médico está marcado por su padre, Miguel Sanz, un trabajador que tenía una empresa de fundición. La marca que lleva da cuenta de su potencia y necesidad de cuidar la vida hasta los últimos minutos de su existencia.

A los 80 años, el padre de Sergio eligió hacerse una operación a corazón abierto, intervención quirúrgica muy riesgosa, para prolongar su vida durante cinco años más. La cirugía se hizo en forma exitosa, pero se complicó en lo posoperatorio. En ese momento Sergio Sanz cuidó por primera vez a un adulto: su padre.

En terapia intensiva las enfermeras y médicos llamaban a Miguel “El toro” por la fuerza que empleaba para quitarse las vías. Allí Sergio lo contenía para que soportara ese momento de difícil de recuperación. Mientras lo cuidaba se prometió a si mismo que si su padre lograba salvarse se haría un tatuaje.

Efectivamente, el padre logró recuperarse con ayuda de los médicos y sobrevivió no cinco años, si no siete años más. Es así que Sergio está literalmente marcado por su padre. Lleva la imagen de un toro en su brazo. Sanz es pediatra especialista en alergias e inmunología.

Comentarios