*

Informes Especiales

Portada  |  29 abril 2021

Residentes, una generación de médicos marcados por el coronavirus

En los primeros años tienen que hacerse cargo de situaciones extremas.

La formación de los médicos contempla que una vez recibidos, realicen durante cuatro años residencias en hospitales donde bajo la tutela de médicos más experimentados complementan o especializan su formación en la práctica. Entre el primer y el cuarto año, van cumpliendo distintas tareas y adquiriendo mayor responsabilidad.

Por ejemplo en la provincia de Buenos Aires, un residente de clínica médica recién en su tercer año a través de un sistema de rotación toma contacto con la terapia intensiva. Pero la pandemia cambió sus planes, tuvieron que madurar de golpe, interactuar con la terapia precozmente y hacerse cargo de situaciones críticas incluso en sus primeros meses como residentes.

Facundo se encuentra en su tercer año de residencia de clínica médica y como parte de las rotaciones que debe hacer, le toca estar actualmente trabajando en la terapia intensiva. Luego de dos meses en terapia se siente más preparado para continuar con su labor como médico clínico. Es que en el hospital donde trabaja, más allá de la terapia intensiva hay pacientes con ventilación mecánica en las salas comunes que quedan a cargo de los residentes.

Jonathan comenzó su primer año de residencia hace apenas seis meses, lo que debía ser un ingreso paulatino a la práctica profesional se vio atravesado desde el primer momento por la pandemia. En este tiempo ya se contagio de covid y tuvo que afrontar solo una situación crítica, un paciente debía ser intubado y trasladado a terapia intensiva. Con tan solo una asistencia telefónica de un médico más experimentado, se sobrepuso y pudo resolver la situación. Ese primer contacto con la terapia, debía ser mucho después pero la pandemia lo hizo madurar de golpe como profesional.

En el caso de Yanina, tuvo que tomar siendo residente una de las decisiones más difíciles que se podía imaginar. Hace dos semanas se encontró con dos pacientes que debían ser trasladados a terapia intensiva, pero había solo una cama disponible y ella tuvo que decidir a quién priorizar.

Ninguno imaginó pasar por las situaciones en las que hoy se encuentran, coinciden en que la pandemia aceleró los tiempos y tuvieron que hacerse cargo antes de lo previsto de situaciones extremas.

Comentarios