*

Internacionales

Portada  |  10 junio 2021

Cómo era Tomás Gimeno, el hombre que secuestró a sus hijas Olivia y Anna en España

Del análisis de la imagen de perfil de Gimeno, el investigador sostiene que en sus primeras tomas de contacto con otras personas Tomás se comportaría como “una persona algo distante, y sobre todo, desconfiado con los demás”.

Sigue la conmoción en España por el hallazgo del cuerpo de Olivia y la búsqueda de su hermana Anna, de 6 y 1 año respectivamente. 

Su padre la secuestró el 27 de abril y todo indica que las mató y luego se arrojó al mar.

El experto Javier Torregrosa, investigador en Comunicación no verbal Científica y director del Máster de la Fundación Empresa en la Universidad de Alicante, nos da siete claves de la personalidad de Gimeno que, a su juicio, podrían ayudarnos a entender qué pasó.

Según Torregrosa, este análisis “del cerebro, psique, personalidad y conducta” de Gimeno, tiene sus raíces en la morfopsicología, basada en el estudio del cerebro y su relación con el rostro humano. “La psicología del rostro o morfopsicología es una disciplina científica inicialmente clínica-médica, derivada de la neurociencia, que contempla las conexiones y similitudes entre las partes del cerebro y su funcionamiento, con la estructura y partes del rostro humano, de una manera contrastada estadísticamente”, explica el experto.

En este campo, la diagnosis y lectura del rostro, se trabaja básicamente en dos estructuras: una nos lleva a la “interpretación psicológica” del rostro visto de frente, que nos hablará de “las competencias y cualidades del sujeto, así como de sus puntos de mejora”. “La otra siempre se observa y estudia de perfil y nos dará la lectura de en qué partes hay control, protección y ralentización y en cuáles espontaneidad y rapidez y acción”.

Igual que los expertos de Análisis de la Conducta de la Guardia Civil se han tenido que entrevistar con familiares y amigos de Tomás Gimeno, al que todos conocían por “Tomy”, es importante saber cómo le describían al principio (muy “padrazo”, protector con las niñas y buena persona) poco a poco fueron saliendo a la luz otros aspectos menos amables de su biografía y que hablaban de una cierta incapacidad para contener sus impulsos: tenía antecedentes policiales por asuntos de tráfico, había quemado un coche viejo para cobrar el seguro, era (según sus propias palabras) un “ganador nato” y no sabía perder y, lo más grave, agredió a la nueva pareja de su ex mujer, quizás relacionado con ese no “saber perder”.

Pero ¿qué dice la fisionomía de Tomás de él mismo? Según el experto hay que tener en cuenta que “el encéfalo está único al rostro directamente a través de 12 pares de nervios craneales”. Éstos, al parecer, son los únicos que no están conducidos a través de la médula ósea, sino que se unen directamente al rostro “y así nos permiten obtener una información vital en la conexión y similitud entre cerebro y cara, así como en el conocimiento e interpretación de las microexpresiones”.


Con una imagen de frente del desaparecido, donde se puede analizar el cerebro y el rostro, el investigador aprecia “patrones de una persona pasional, emocional y que percibe las emociones de un manera muy intensa”. Y añade: “la unión de estas tres características psíquicas haría de él una persona muy susceptible en todo lo emocional. Le afecta mucho todo lo que le concierne de manera emocional, sintiéndose herido, perjudicado y agraviado en muchos de los casos, ya que su manera de percibir emociones es muy intensa e hiriente. Lo podemos observar en las abolladuras de su rostro (pequeños entrantes y salientes), en su zona emocional ancha (la zona emocional es la zona central de la cara) y en su nariz ancha en la base y con los orificios nasales muy abiertos”.

“Si nos fijamos en sus cejas, éstas con los extremos internos más bajos, con forma inspirada en unas “cejas de Ira”, y en su boca carnosa, la que no indica que es una persona con una comunicación a veces directa. Además, podemos observar dos zonas esencialmente cortas, con poca altura; estas son la zona cognitiva y la emocional”. Las zonas cortas, según explica el experto, confieren un “menor control sobre los actos”.

Del análisis de la imagen de perfil de Gimeno, el investigador sostiene que en sus primeras tomas de contacto con otras personas Tomás se comportaría como “una persona algo distante, y sobre todo, desconfiado con los demás”. “Se muestra distante y cauteloso, aún más cuando aún no conoce suficiente a la persona. Nos lo dicen sus ojos hundidos dentro en los arcos superciliares”.

Sus pómulos ligeramente hundidos, sugieren que es una persona que no se abre emocionalmente: “No comparte sus sentimientos, cuestión que puede provocar en él resentimiento y agravamiento de las emociones negativas internas al no liberarse de ellas”.

También es una persona “de acción y decisión”. “Cauteloso al principio, pero de rápida acción después. Echado para adelante como nos indica su frente inclinada y su cara proyectada hacia delante. Podemos intuir que no es una persona de preparar, madurar y reflexionar excesivamente estrategias durante largos periodos de tiempo, sino más bien de “pensar y actuar”, y de manera “rápida y decidida”, ya que suele tener mucha rapidez y avidez mental”.

Fuente: La Razón (España)

Comentarios