*

Internacionales

Portada  |  23 febrero 2021

Desesperada búsqueda en Chile de un nene de tres años perdido desde el miércoles

Se siguen todas las hipótesis y la búsqueda ha sido exhaustiva, pero aún no hay pistas de Tomás Bravo, un niño de 3 años que desapareció hace cinco días en la localidad de Caripilun, un sector rural en Chile.

Durante la quinta jornada de búsqueda, más de mil personas participaron de los rastrillajes para dar con el paradero de Tomás Bravo, un nene de tres años que está desaparecido desde el miércoles pasado. Personal de la Infantería de Marina se sumó a las labores de búsqueda del pequeño, cuyo operativo en total ha contado con apoyo de Bomberos, Fuerzas Armadas y voluntarios.

La desaparición tomó estado público el pasado miércoles. Tomás estaba bajo el cuidado de un tío abuelo, identificado como Jorge Vargas, quien según su versión dejó solo al menor por unos momentos para ir a ver a unos animales.

A su retorno, se percató de que el menor no estaba y, tras una búsqueda infructuosa, comunicó la desaparición a la familia y la comunidad. En ese momento vestía un polerón naranja, pantalón azules y zapatillas celestes.

“Lo busqué, lo grité altiro, lo llamé y no me contestó”, dijo el tío abuelo. Consultado sobre las sospechas en su contra, el adulto indicó que “salía conmigo, siempre”, rechazando los testimonios que lo apuntan de estar involucrado en la desaparición del menor.

El padre del pequeño Tomás, Moisés Bravo, está angustiado y a la vez no cree en la versión del tío abuelo. Según sus palabras, luego de que Jorge Vargas intentara encontrarlo, “en vez de avisar fue (a la localidad de) Arauco a verse el tarot. Después de eso avisó”, reclama.

La reacción del tío, a juicio del padre del menor es, a lo menos, sospechosa. Algunas personas no se explican por qué “no avisó de inmediato. Cualquiera se va desesperado a la casa a decir lo que pasó”, según las palabras del papá.

Por su parte, la tarotista que recibió al tío abuelo después de la desaparición del menor fue interrogada por la policía. Según el testimonio de la mujer, Jorge Vargas llegó alrededor de la medianoche del miércoles a su casa, cuatro horas después del horario que el mismo aludido sostuvo que perdió contacto con Tomás.

El tío abuelo habría ido al encuentro acompañado por un hombre y una mujer. Este antecedente es clave porque según el tío abuelo, el menor se perdió a las 19:30 horas, y no se sabe qué se hizo en ese lapso de tiempo.

Otro dato que entregó la tarotista al equipo investigativo tiene que ver con la vestimenta del menor. La mujer indicó que el hombre le dijo que “anda arropadito, muy arropadito”, mientras que el dato inicial era que el menor andaba con ropa ligera, lo que ha producido dudas por la contradicción.

Comentarios