*

Internacionales

Portada  |  15 septiembre 2021

Pidió trabajar menos con rebaja salarial para cuidar a su hija y se lo negaron: ganó el jucio laboral y deben indemnizarla

"No hubo negociación o explicación razonable de por qué no funcionaría o una contraoferta", sostuco la trabajadora británica que recibirá unos 250.000 dólares.

Alice Thompson quería trabajar menos horas para poder poder ir a buscar a su hija a la guardería y pasar más tiempo con ella pero sus empleadores le negaron la petición, por lo que inició una demanda y ahora deben indemnizarla.

La mujer trabajaba como agente inmobiliaria en el Reino Unido. Por cuestiones organizativas familiares, se vio en la necesida de pedir que le redujeran la jornada laboral desde las 18 a las 17 para poder recoger a su hija en la guardería.

También propuso trabajar un día menos por semana. Thompson dio por hecho que la reducción de la jornada laboral se vería acompañada de una baja salarial.

Pero su jefe rechazó el pedido al considerar que tendría un "efecto perjudicial en la capacidad de satisfacer la demanda de los clientes" y desde Recursos Humanos tampoco le respondieron.

"Se me ocurrieron varias propuestas sobre cómo podría funcionar para su negocio, pero hubo un rechazo total. No hubo negociación o explicación razonable de por qué no funcionaría o una contraoferta. Seguí encontrando obstáculos durante todo el camino", explicó la mujer a medios locales.

Y añadió: "Si me necesitaran durante las horas completas, tal vez de 8 a 17 en lugar de 9 a 18, eso es algo en lo que podría haber trabajado", afirmó Alice.

Finalmente, Thomspon renunció al trabajo y demandó a la empresa por "discriminación y acoso laboral".

La Justicia determinó la mujer había sufrido una discriminación sexual indirecta, tuvo en cuenta que había sido una exitosa agente inmobiliaria antes de quedarse embarazada en 2018, pero negó otras afirmaciones con respecto a su tratamiento, incluida la discriminación por embarazo y maternidad.

El tribunal ordenó a la empresa pagarle una indemnizacción de 185.000 libras, equivalente a unos 250.000 dólares.

"Puse mi corazón y mi alma en una carrera de agente inmobiliaria durante más de una década. No es poca cosa, es un entorno dominado por los hombres para trabajar. Y trabajé muy duro para construir relaciones con los clientes", recordó Thompson.

Y celebró el final de "un viaje largo y agotador" por la demanda, tras lo cual destacó que defendió lo que ella piensa que es correcto para su hija.

Comentarios